06/10/2024
 6 minutos

El microrrotor: desarrollo, antecedentes y tecnología

De Tim Breining
Microrotor-2-1

De los 586 000 relojes que figuran en Chrono24, más de 380 000 son relojes automáticos, lo que los convierte en la categoría de relojes más popular. Con 58 000, los relojes de cuerda manual aparecen en las listas con mucha menos frecuencia que los relojes de cuarzo, de los que se ofrecen alrededor de 114 000. Entre los 380 000 relojes automáticos listados, se encontrará con un número notablemente pequeño de relojes en los que el rotor ocupa solo una pequeña sección del movimiento y está incrustado en el centro de la placa y los engranajes, en lugar de alzarse sobre el movimiento. En este caso, se trata de un movimiento con un microrrotor. Descubra aquí cómo y por qué se inventó, cuáles son sus ventajas e inconvenientes, quién lo utiliza y quién desarrolla nuevos movimientos con esta tecnología.

 

Relojes con microrrotor: ¿exclusivos, complejos y caros?

Hoy en día, conocemos el microrrotor sobre todo en las marcas exclusivas de alta relojería, ya sea en la serie calibre 240 de Patek Philippe o Bulgari, en el Tonda de Parmigiani Fleurier, en el Classic Micro-Rotor de Laurent Ferrier o en el Antarctique de Czapek. Nuestro compañero Sebastian ya ha analizado algunos de estos modelos en su artículo ¿Qué es un reloj con microrrotor? Comparamos tres modelos actuales.

 

[caption id="attachment_133059" align="alignnone" width="1024"]Patek Philippe Kaliber 240 HU Patek Philippe calibre 240 HU[/caption]

 

La construcción con un microrrotor también se utiliza a menudo en relojes de gran complejidad, ya que facilita lucir el movimiento con grabados y acabados superficiales sin que nada estropee la vista del coleccionista. Esta relación hace que el microrrotor se asocie a los relojes de precio elevado, por lo que es natural creer que su producción es especialmente elaborada y costosa y que, por tanto, está reservada a las esferas más altas de la relojería. Sin embargo, la verdad es bien distinta.

 

Una ingeniosa innovación de la Buren Watch Company

A finales de la década de 1950, dos marcas relojeras suizas presentaron una innovación con poco tiempo de diferencia: el micro-rotor. Buren presentó el Super Slender con un movimiento microrrotor, Universal Genève el modelo Polerouter. Ambas empresas habían trabajado, aparentemente sin saberlo, en la realización del concepto en paralelo. El nombre «Microrotor» fue ideado por Universal Genève y grabado con orgullo en las placas de circuitos de la fábrica. Hans Kocher, responsable del desarrollo de la fábrica de microrrotores de Buren, prefería el término «rotor planetario», que nunca llegó a imponerse y hoy está casi olvidado.

 

[gallery ids="133041,133047"]

 

Mucha gente asocia la marca de culto Universal, que actualmente disfruta de un renacimiento, con el microrrotor y la considera su inventora. Sin duda también porque el favorito del diseño, Gérald Genta, estuvo detrás del diseño del Polerouter.

Pero, ¿quién fue el verdadero pionero? Dependiendo de las fuentes en las que busque, encontrará información contradictoria de ambas empresas sobre la fecha de invención. Pero lo que sí sabemos: Gracias a las patentes presentadas y concedidas, la situación legal está clara, y la valoración es favorable a la Buren Watch Company. En 1954, Hans Kocher, director técnico de Buren, presentó la correspondiente patente CH329804A en Suiza. Universal Genève se retrasó un poco al presentar la patente CH329805 en 1955.

[caption id="attachment_133053" align="alignnone" width="788"]Zeichnung aus einem späteren Patent von Hans Kocher für die Buren Watch Company, Quelle: Patent US3306025A Dibujo de una patente posterior de Hans Kocher para la Buren Watch Company, fuente: Patente US3306025A[/caption]

 

Como resultado, Universal Genève tuvo que etiquetar sus movimientos con «PATENTED RIGHTS PENDING» durante un tiempo, colocando esta inscripción en la placa del movimiento, debajo del microrrotor. Buren, que también concedió la licencia de su diseño a otras empresas, llegó finalmente a un acuerdo con Universal por una tarifa de licencia reducida de cuatro francos por movimiento. Finalmente, en 1958, se concedió también a Universal la patente que había solicitado, aunque no está claro cómo pudo ocurrir esto sin ningún problema dada la inequívoca solicitud inicial de Buren.

 

¿Por qué se inventó el rotor automático?

Ahora conocemos la historia de fondo, pero ¿por qué se inventó el microrrotor en la década de 1950, cuando los relojes mecánicos seguían siendo la única forma práctica de saber la hora cuando se viajaba?

En aquella época, la principal necesidad eran los relojes fiables, elegantes y compactos, no los relojes de lujo altamente refinados. Un rotor clásico contribuye significativamente a la altura del movimiento, que a su vez influye en la altura de todo el reloj. En su libro «Automatische Uhren», Kocher hace referencia a patentes de los años 40 que sugieren la idea de trasladar el mecanismo de cuerda automática al nivel del movimiento. Al final, fue el propio Sr. Kocher quien lo puso en práctica y lo patentó.

Dado que este desarrollo estaba impulsado más por criterios estéticos, hubo que hacer concesiones en términos de funcionalidad. Para entenderlo, es necesario familiarizarse con los criterios básicos de diseño de un rotor.

 

[caption id="attachment_133035" align="alignnone" width="1024"]Die Universal Genève Polerouter unterlag im Patentstreit mit Buren El Polerouter Universal Genève perdió el litigio de patentes con Buren.[/caption]

 

Fundamentos de los rotores en los relojes automáticos

Los rotores de los relojes automáticos pueden describirse mediante unos pocos parámetros que influyen en cómo dan cuerda. Intuitivamente está claro que el peso del rotor es uno de ellos.

Por esta razón, los rotores se fabrican con materiales lo más baratos y densos posible. El resultado son aleaciones de tungsteno sinterizado, cuya densidad solo es superada por el costoso platino entre los elementos que resulta práctico usar (sí, incluso el oro es más ligero que el tungsteno).

Además, para la cuerda son importantes la torsión estática, por los cambios graduales de posición, y la inercia de la masa del rotor, por el movimiento rápido del brazo. Ambas fuerzas resultan especialmente notables, especialmente la inercia, si la mayor masa posible del rotor se sitúa en la parte exterior.

 

[caption id="attachment_133029" align="alignnone" width="1024"]Ein konventioneller Rotor, hier aus einem Rolex-Werk, mit einem Kreisbogen kleiner als 180 ° Un rotor convencional, aquí de un movimiento Rolex, con un arco de menos de 180°.[/caption]

 

Un rotor optimizado para dar cuerda de forma acelerada no necesita medio arco, sino solo una sección entre unos 120° y 160°, aunque rinde peor con cambios lentos de posición y solo puede demostrar sus ventajas con movimientos apresurados, por ejemplo durante la práctica de deporte. La mayoría de los rotores utilizan uno de 180°, ideal para aprovechar los movimientos pausados.

 

Desventajas del microrrotor

Con estos principios básicos, es fácil comprender por qué el microrrotor a menudo no puede seguir el ritmo de su hermano mayor en cuanto a rendimiento de bobinado. Dado que lo importante no es su masa en sí, sino sobre todo la acumulación de esta masa lo más lejos posible de su eje de rotación, no puede seguir el ritmo de los rotores convencionales. Aunque su inclusión en el movimiento permite diseñar microrrotores optimizados, la masa próxima al eje de rotación solo puede ofrecer un rendimiento inferior al de los rotores convencionales.
Por último, pero no por ello menos importante, el microrrotor ahorra altura en el movimiento, pero su inclusión en el movimiento ocupa un espacio que no pueden ocupar ni el tren de engranajes ni, sobre todo, un muelle real grande. Una cuerda mediocre con una reserva de marcha reducida no es una combinación ideal, lo que se notaba ocasionalmente en los relojes históricos con microrrotor. Los calibres con microrrotor modernos, como el CMM.20 de Yema, con una reserva de marcha de 70 horas a una deportiva frecuencia de volante de cuatro hercios, demuestran que esta desventaja teórica y relativa no tiene por qué ser una desventaja absoluta, gracias a unos componentes eficientes y optimizados. Por el contrario, la probada pero no del todo nueva generación de movimientos 240 de Patek Philippe garantiza una escasa y anticuada reserva de marcha de 38 horas en algunos modelos.

[caption id="attachment_133023" align="alignnone" width="1024"]Parmigiani Fleurier Tonda Microrotor Parmigiani Fleurier Tonda Microrotor[/caption]

 

El futuro del microrrotor

En el mundo de los relojes mecánicos, muy pocas decisiones se toman de forma puramente racional. Por eso no es de extrañar que el microrrotor goce de una gran reputación, y no solo por sus ventajas en términos de grosor. Más bien, la asociación con la relojería exclusiva se ha establecido firmemente en la mente de los aficionados, lo que se refleja en la creación frecuente de nuevos movimientos de microrrotor. Además del ya mencionado y relativamente nuevo CMM.20 de Yema, Vaucher Fleurier, el fabricante de movimientos de Parmigiani, también produce un movimiento básico con microrrotor. El Hangzhou 5000a chino alcanzó una fama inesperada en el Baltic MR01, con el que la marca francesa logró un enorme éxito, llegando a precios en el mercado gris muy por encima del PVP: un homenaje a Patek para todos los bolsillos. El BVL 138, que impulsa el aclamado y popular Octo Finissimo de Bulgari, es también un movimiento microrrotor cuya construcción extraplana subraya brillantemente la principal competencia de la marca.

Como puede ver, no escasean los relojes nuevos o populares que emplean un microrrotor, lo que probablemente se deba entre otras cosas a la persistente fascinación de los entusiastas por esta encantadora construcción. En los últimos tiempos, varias marcas han demostrado que también es posible hacer negocio en el segmento de precios más sensibles. Por mi parte, espero con impaciencia la llegada de movimientos de microrrotor más asequibles y contemporáneos.

De los 586 000 relojes que figuran en Chrono24, más de 380 000 son relojes automáticos, lo que los convierte en la categoría de relojes más popular. Con 58 000, los relojes de cuerda manual aparecen en las listas con mucha menos frecuencia que los relojes de cuarzo, de los que se ofrecen alrededor de 114 000. Entre los 380 000 relojes automáticos listados, se encontrará con un número notablemente pequeño de relojes en los que el rotor ocupa solo una pequeña sección del movimiento y está incrustado en el centro de la placa y los engranajes, en lugar de alzarse sobre el movimiento. En este caso, se trata de un movimiento con un microrrotor. Descubra aquí cómo y por qué se inventó, cuáles son sus ventajas e inconvenientes, quién lo utiliza y quién desarrolla nuevos movimientos con esta tecnología.

Relojes con microrrotor: ¿exclusivos, complejos y caros?

Hoy en día, conocemos el microrrotor sobre todo en las marcas exclusivas de alta relojería, ya sea en la serie calibre 240 de Patek Philippe o Bulgari, en el Tonda de Parmigiani Fleurier, en el Classic Micro-Rotor de Laurent Ferrier o en el Antarctique de Czapek. Nuestro compañero Sebastian ya ha analizado algunos de estos modelos en su artículo ¿Qué es un reloj con microrrotor? Comparamos tres modelos actuales.

Patek Philippe Kaliber 240 HU
Patek Philippe calibre 240 HU

La construcción con un microrrotor también se utiliza a menudo en relojes de gran complejidad, ya que facilita lucir el movimiento con grabados y acabados superficiales sin que nada estropee la vista del coleccionista. Esta relación hace que el microrrotor se asocie a los relojes de precio elevado, por lo que es natural creer que su producción es especialmente elaborada y costosa y que, por tanto, está reservada a las esferas más altas de la relojería. Sin embargo, la verdad es bien distinta.

Una ingeniosa innovación de la Buren Watch Company

A finales de la década de 1950, dos marcas relojeras suizas presentaron una innovación con poco tiempo de diferencia: el micro-rotor. Buren presentó el Super Slender con un movimiento microrrotor, Universal Genève el modelo Polerouter. Ambas empresas habían trabajado, aparentemente sin saberlo, en la realización del concepto en paralelo. El nombre «Microrotor» fue ideado por Universal Genève y grabado con orgullo en las placas de circuitos de la fábrica. Hans Kocher, responsable del desarrollo de la fábrica de microrrotores de Buren, prefería el término «rotor planetario», que nunca llegó a imponerse y hoy está casi olvidado.

Mucha gente asocia la marca de culto Universal, que actualmente disfruta de un renacimiento, con el microrrotor y la considera su inventora. Sin duda también porque el favorito del diseño, Gérald Genta, estuvo detrás del diseño del Polerouter.

Pero, ¿quién fue el verdadero pionero? Dependiendo de las fuentes en las que busque, encontrará información contradictoria de ambas empresas sobre la fecha de invención. Pero lo que sí sabemos: Gracias a las patentes presentadas y concedidas, la situación legal está clara, y la valoración es favorable a la Buren Watch Company. En 1954, Hans Kocher, director técnico de Buren, presentó la correspondiente patente CH329804A en Suiza. Universal Genève se retrasó un poco al presentar la patente CH329805 en 1955.

Zeichnung aus einem späteren Patent von Hans Kocher für die Buren Watch Company, Quelle: Patent US3306025A
Dibujo de una patente posterior de Hans Kocher para la Buren Watch Company, fuente: Patente US3306025A

Como resultado, Universal Genève tuvo que etiquetar sus movimientos con «PATENTED RIGHTS PENDING» durante un tiempo, colocando esta inscripción en la placa del movimiento, debajo del microrrotor. Buren, que también concedió la licencia de su diseño a otras empresas, llegó finalmente a un acuerdo con Universal por una tarifa de licencia reducida de cuatro francos por movimiento. Finalmente, en 1958, se concedió también a Universal la patente que había solicitado, aunque no está claro cómo pudo ocurrir esto sin ningún problema dada la inequívoca solicitud inicial de Buren.

¿Por qué se inventó el rotor automático?

Ahora conocemos la historia de fondo, pero ¿por qué se inventó el microrrotor en la década de 1950, cuando los relojes mecánicos seguían siendo la única forma práctica de saber la hora cuando se viajaba?

En aquella época, la principal necesidad eran los relojes fiables, elegantes y compactos, no los relojes de lujo altamente refinados. Un rotor clásico contribuye significativamente a la altura del movimiento, que a su vez influye en la altura de todo el reloj. En su libro «Automatische Uhren», Kocher hace referencia a patentes de los años 40 que sugieren la idea de trasladar el mecanismo de cuerda automática al nivel del movimiento. Al final, fue el propio Sr. Kocher quien lo puso en práctica y lo patentó.

Dado que este desarrollo estaba impulsado más por criterios estéticos, hubo que hacer concesiones en términos de funcionalidad. Para entenderlo, es necesario familiarizarse con los criterios básicos de diseño de un rotor.

Die Universal Genève Polerouter unterlag im Patentstreit mit Buren
El Polerouter Universal Genève perdió el litigio de patentes con Buren.

Fundamentos de los rotores en los relojes automáticos

Los rotores de los relojes automáticos pueden describirse mediante unos pocos parámetros que influyen en cómo dan cuerda. Intuitivamente está claro que el peso del rotor es uno de ellos.

Por esta razón, los rotores se fabrican con materiales lo más baratos y densos posible. El resultado son aleaciones de tungsteno sinterizado, cuya densidad solo es superada por el costoso platino entre los elementos que resulta práctico usar (sí, incluso el oro es más ligero que el tungsteno).

Además, para la cuerda son importantes la torsión estática, por los cambios graduales de posición, y la inercia de la masa del rotor, por el movimiento rápido del brazo. Ambas fuerzas resultan especialmente notables, especialmente la inercia, si la mayor masa posible del rotor se sitúa en la parte exterior.

Ein konventioneller Rotor, hier aus einem Rolex-Werk, mit einem Kreisbogen kleiner als 180 °
Un rotor convencional, aquí de un movimiento Rolex, con un arco de menos de 180°.

Un rotor optimizado para dar cuerda de forma acelerada no necesita medio arco, sino solo una sección entre unos 120° y 160°, aunque rinde peor con cambios lentos de posición y solo puede demostrar sus ventajas con movimientos apresurados, por ejemplo durante la práctica de deporte. La mayoría de los rotores utilizan uno de 180°, ideal para aprovechar los movimientos pausados.

Desventajas del microrrotor

Con estos principios básicos, es fácil comprender por qué el microrrotor a menudo no puede seguir el ritmo de su hermano mayor en cuanto a rendimiento de bobinado. Dado que lo importante no es su masa en sí, sino sobre todo la acumulación de esta masa lo más lejos posible de su eje de rotación, no puede seguir el ritmo de los rotores convencionales. Aunque su inclusión en el movimiento permite diseñar microrrotores optimizados, la masa próxima al eje de rotación solo puede ofrecer un rendimiento inferior al de los rotores convencionales.
Por último, pero no por ello menos importante, el microrrotor ahorra altura en el movimiento, pero su inclusión en el movimiento ocupa un espacio que no pueden ocupar ni el tren de engranajes ni, sobre todo, un muelle real grande. Una cuerda mediocre con una reserva de marcha reducida no es una combinación ideal, lo que se notaba ocasionalmente en los relojes históricos con microrrotor. Los calibres con microrrotor modernos, como el CMM.20 de Yema, con una reserva de marcha de 70 horas a una deportiva frecuencia de volante de cuatro hercios, demuestran que esta desventaja teórica y relativa no tiene por qué ser una desventaja absoluta, gracias a unos componentes eficientes y optimizados. Por el contrario, la probada pero no del todo nueva generación de movimientos 240 de Patek Philippe garantiza una escasa y anticuada reserva de marcha de 38 horas en algunos modelos.

Parmigiani Fleurier Tonda Microrotor
Parmigiani Fleurier Tonda Microrotor

El futuro del microrrotor

En el mundo de los relojes mecánicos, muy pocas decisiones se toman de forma puramente racional. Por eso no es de extrañar que el microrrotor goce de una gran reputación, y no solo por sus ventajas en términos de grosor. Más bien, la asociación con la relojería exclusiva se ha establecido firmemente en la mente de los aficionados, lo que se refleja en la creación frecuente de nuevos movimientos de microrrotor. Además del ya mencionado y relativamente nuevo CMM.20 de Yema, Vaucher Fleurier, el fabricante de movimientos de Parmigiani, también produce un movimiento básico con microrrotor. El Hangzhou 5000a chino alcanzó una fama inesperada en el Baltic MR01, con el que la marca francesa logró un enorme éxito, llegando a precios en el mercado gris muy por encima del PVP: un homenaje a Patek para todos los bolsillos. El BVL 138, que impulsa el aclamado y popular Octo Finissimo de Bulgari, es también un movimiento microrrotor cuya construcción extraplana subraya brillantemente la principal competencia de la marca.

Como puede ver, no escasean los relojes nuevos o populares que emplean un microrrotor, lo que probablemente se deba entre otras cosas a la persistente fascinación de los entusiastas por esta encantadora construcción. En los últimos tiempos, varias marcas han demostrado que también es posible hacer negocio en el segmento de precios más sensibles. Por mi parte, espero con impaciencia la llegada de movimientos de microrrotor más asequibles y contemporáneos.


Sobre el autor

Tim Breining

Mi interés en los relojes empezó alrededor de 2014, cuando aún estaba estudiando ingeniería. Mi curiosidad inicial se transformó pronto en pasión. Puesto que la sede …

Ir al autor

Últimos artículos

Patek-Philippe-World-Time-2-1
04/29/2024
Relojes y tecnología
 6 minutos

Patek Philippe: un maestro de las complicaciones

De Tim Breining
FPJourne-Souveraine-2-1
03/12/2024
Relojes y tecnología
 7 minutos

Tres de las complicaciones más raras: funcionalidad, sentido y sinsentido

De Tim Breining
Zenith-El-Primero-Chronograph-2-1
11/22/2023
Relojes y tecnología
 5 minutos

La historia y evolución del cronógrafo

De Aaron Voyles