Iniciar sesiónIniciar sesión
Marca
Modelo
Precio
Diámetro
Año
Lugar
Más
Su selección

Su selección

Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Su selección

Lamentablemente, no hay ningún resultado para su búsqueda
Información general
Tipo de reloj
Referencia
Más...
Nuevo/usado
Disponibilidad
Género
Estado
Más...
Volumen de suministro
Características y funciones
Cuerda
Material de la caja
Más...
Esfera
Más...
Cristal
Más...
Funciones
Más...
Alto
Más...
Material luneta
Más...
Esfera con números
Resistente al agua
Más...
Otros
Más...
Correa
Material de la correa
Más...
Ancho de correa
Más...
Color de la correa
Más...
Material de cierre
Más...
Cancelar

Ordenar por

Breguet 4 Classique Breguet 4 Classique chil$ 2.683.270

Relojes suizos: el prestigio del reconocimiento "swiss made"

Los relojes suizos son sinónimo de precisión y de lujo. Las marcas más respetadas en la industria provienen del país alpino, aunque hay algunas excepciones. Rolex, Omega, Breitling, IWC o Breitling se distinguen por su tradición y alta calidad.

La información más interesante resumida en este artículo

  • Recomendaciones para la compra de relojes suizos
  • Los precios de diferentes segmentos
  • Fabricantes, colecciones y modelos
  • Historia de la industria relojera suiza

¿Qué reloj suizo debería comprar?

Si desea comprar un reloj suizo, tenga en cuenta que la selección es grande y variada. Por eso, las primeras preguntas que debe responder son: ¿cuál es el mejor reloj suizo para mi? y ¿cuánto quiero invertir en el reloj?
Usted puede comprar un reloj suizo sin estrenar, de marca y con un movimiento mecánico por 1000 euros. A aquellos que deseen explorar el universo de la relojería tradicional, les recomendamos echar un vistazo a marcas como Chronoswiss, Maurice Lacroix, Oris o Raymond Weil. Algunos modelos de estas firmas se encuentran en una categoría de precio superior. Por ejemplo un cronógrafo Raymond Weil Nabucco, sin estrenar y con una caja de titanio cuesta cerca de 3000 euros. TAG Heuer y Tissot también ofrece una amplia gama de relojes que no superan los 5000 euros.
Rolex y Omega son las marcas más prestigiosas de la relojería de lujo suiza. El legendario Omega Speedmaster Professional también cuenta con un gran número de variantes por menos de 5.000 euros. Los fieles al cronógrafo Moonwatch (referencia 311.30.42.30.01.005) pueden encontrar este reloj rondando los 3500 euros. La caja se fabrica en acero inoxidable y, por este motivo, el material influye de manera decisiva en el precio. Los relojes que lucen cajas de metales preciosos son, por supuesto, más caros que los de acero inoxidable.
Un reloj de buceo de la colección Omega Seamaster con una caja de oro cuesta aproximadamente 15 000 euros. Los Rolex Submariner sin ventana para la fecha y una caja de acero inoxidable (sin estrenar) se ofrecen a un precio de 6500 euros. Sin embargo, un Submariner fabricado en oro alcanza los 23 000 euros y un Rolex Daytona se aproxima fácilmente a los 25 000 euros.
El Nautilus de Patek Philippe es uno de los relojes deportivos fabricados en acero inoxidable más solicitados del mercado. Sin complicaciones, la versión femenina cuesta alrededor de 20 000 euros y un Nautilus para hombres ronda los 25 000 euros. Este mismo reloj pero con una caja de oro blanco o platino supera cualquier expectativa de precio y se posiciona en el rango de los 140 000 euros. El Calatrava de Patek Philippe es sinónimo de elegancia y sobriedad. Este modelo en la versiones más populares y sin estrenar se encuentra por 15 000 euros.
Si opta por marca como Breguet o Blancpain, debe tener en cuenta que los relojes de estas firmas se encuentran en el rango de los 100 000 euros. Los modelos con cajas en metales preciosos y brazaletes engastados en diamantes que, además, incluyen complicaciones como un tourbillon ascienden en la categoría de precio. Junto a las marcas suizas de larga tradición, también se presentan firmas jóvenes como Hublot con modelos que también se encuentran en el sector del lujo. Así, por ejemplo, el MP-05 LaFerrari se comercializa por 200 000 euros y la versión con una caja de cristal de zafiro supera fácilmente los 400 000 euros.

La imagen y la exportación de los relojes suizos

Los relojes son un símbolo de la imagen suiza. Son los principales embajadores del país superando incluso a los bancos y el queso. Quizá solo el chocolate es otro que puede competir casi a la misma altura. Según un estudio realizado en 15 países, solo el chocolate triunfa sutilmente sobre el reloj como representante de la economía suiza en el mundo.
Cerca de 30 millones de relojes abandonan anualmente los talleres de producción del país alpino. La variedad es impresionantes: desde relojes de oro tradicionales hasta piezas complejamente construidas con complicaciones como:
  • Fase lunar
  • Calendario perpetuo
  • Repetición de minutos
  • Cronógrafo ratrapante
También relojes funcionales de buceo o para aviadores hasta smatwatches de alta tecnología. Todas estas piezas actúan como símbolos de estatus desvirtuando en cierta medida el propósito real del artículo. Así, por ejemplo, la mayoría de los relojes de buceo de la serie Seamaster o Submariner jamás se sumergen bajo el agua, y solo una pequeña parte de los relojes de piloto vendidos por las casas IWC o Breitling suele llevarse en la muñeca de aquellos que capitanean los aviones. No obstante, logran cumplir perfectamente su función como relojes de uso altamente robustos o como artículos de lujo.
Asimismo, los relojes asequibles para el mercado de masas provienen de Suiza. 
Con sus relojes de cuarzo y sus cajas de plástico, una de las firmas más reconocida es Swatch. Actualmente, existe una versión mecánica simple que monta solo 51 piezas en su interior. De hecho, muchos entusiastas de la relojería opinan que la pieza se ve barata y ridiculizan el artículo. Sin embargo, a día de hoy, determinados modelos se venden como relojes vintage a un precio relativamente alto. Además, Swatch jugó un papel esencial asegurando que la industrial superara la denominada crisis del cuarzo de la década de 1970 y 1980. La marca Swatch, colorida y de moda, liberó al reloj suizo de su imagen conservadora y algo anticuada, abriendo nuevos grupos objetivo. Especialmente entre los más jóvenes que empezaron a descubrir el encanto de estas piezas.
Sin duda, el elemento central son los relojes de lujo. Si no se toman las cifras como punto de referencia, su producción asegura el liderazgo de Suiza como el principal exportador. Solo el 2 % de todos los relojes vendidos en el mundo provienen de Suiza, pero su valor alcanza un 60 %.
Muchas marcas conocidas con una larga tradición pertenecen al grupo Swatch (18 % de la cuota del mercado) o al consorcio de artículos de lujo (cuota de mercado del 16 %) o también a Moët Hennessy Louis Vuitton (LVMH, cuota de mercado del 5 %). Rolex es la manufactura suiza de relojes más grande que no pertenece a ningún grupo (cuota de mercado del 12 %). Su independencia forma parte de su esencia.

Resumen de las marcas suizas de lujo más importantes

Fabricante Año de fundación Sede Grupo matriz
Audemars Piguet 1875 Le Brassus Independiente
Blancpain 1735 Le Brassus Grupo Swatch
Breguet 1775 L`Abbaye Grupo Swatch
Breitling 1884 Grenchen Independiente
Chopard 1860 Ginebra Independiente
Hublot 1980 Nyon LVMH
IWC 1868 Schaffhausen Richemont
Jaeger-LeCoultre 1833 Le Sentier Richemont
Longines 1832 Saint-Imier Grupo Swatch
Omega 1848 Bienne Grupo Swatch
Patek Philippe 1851 Ginebra Independiente
Rolex 1905 Ginebra Independiente
TAG Heuer 1860 La Chaux-de-Fonds LVMH
Vacheron Constatin 1755 Plan-les-Ouates Richemont
Zenith 1865 Le Locle LVMH

Rolex

Entre las grandes marcas, Rolex es la número uno. La firma ginebrina se fundó en el año 1905 y desde entonces produce algunos de los modelos más prestigiosos del mercado. Entre ellos destacamos el Submariner, el Daytona y también el Datejust.
El Submariner es reloj de buceo más reconocido del mercado, el Daytona forma parte de los cronógrafos más prestigiosos y el Datejust simboliza la elegancia. Como reloj de piloto, Rolex ofrece el Air King y, con un segundo huso horario, también el GMT Master II. A través de la creación del rotor Perpetual, la marca consiguió innovar en el ámbito de los relojes automáticos en la década de 1930. Anualmente, esta firma que utiliza una corona de cinco puntas como símbolo de la marca, produce cerca de 800 000 relojes. Rolex no cita de manera oficial ninguna cifra. Sin embargo, ya que los relojes certifican su fiabilidad y calidad a través del organismo oficial suizo de cronómetros (COSC), los datos se reflejan a través de las publicaciones realizadas por el COSC.

Omega

Probablemente, uno de los portadores más famosos de un Rolex es James Bond. Muchas de sus misiones las llevó a cabo ciñéndose un Submariner a la muñeca. Sin embargo, en el año 1995, el agente secreto más famoso de la gran pantalla se arriesgó a cambiar de bando y comenzó a llevar un Omega. Esta casa suiza pertenece al grupo Swatch. La marca Omega juega un papel determinante dentro del consorcio, ya que con ella el grupo Swatch busca competir a la altura de Rolex. Omega también ofrece modelos legendarios. El Seamaster se ha convertido en una importante colección que presenta relojes de buceo desde el año 1948. Entre las personalidades más destacadas se encuentra el célebre investigador marino Jacques Cousteau. Otro icónico modelo de la firma Omega es el Speedmaster Professional. El "Speedy", como cariñosamente lo llaman sus aficionados, fue el reloj oficial de la NASA y acompañó a los astronautas de las misiones Apolo. En el año 1969 se convirtió en el primer reloj en llegar a la Luna. Actualmente, existe el denominado Moonwatch, cuya estética es igual a la del reloj de aquella época, sin embargo, aloja un moderno calibre Co-Axial en diversas ediciones especiales. Por último, el catálogo de Omega luce su estilo más clásico con la colección De Ville.

International Watch Company (IWC)

IWC con sede en Schaffhausen también ofrece elegantes relojes suizos como el Portugieser. No obstante, la marca es conocida a nivel mundial por sus relojes de aviador. Sobre todo el Big Pilot se presenta en el mercado como el mejor sustituto de la serie Mark. Durante décadas, el Mark 11 fue el reloj oficial de los pilotos de la Royal Air Force.

Breitling

En el ámbito aéreo, IWC compite con Breitling, otra de las grandes marcas que también cuenta con uno de los relojes de piloto más prestigiosos del mercado, el Navitimer. Este modelo existe desde el año 1952 y se caracteriza por ofrecer una función de regla de cálculo. Los dos anillos ajustables que incluyen una escala permiten realizar cálculos básicos sobre la distancia o el consumo de queroseno. Con la línea Superocean y algunas versiones del Avenger, Breitling presenta relojes de buceo altamente eficientes. Rolex, Omega, IWC y Breitling no se quedan atrás, por este motivo, Breitling también ofrece una línea elegante y conservadora en la colección !Transocean. Además de los relojes mecánicos, la firma también presenta modelos como el Emergency con un movimiento de cuarzo y una técnica electrónica muy sofisticada.

Patek Philippe

Sin duda, una de las marcas de relojes más lujosas es Patek Philippe. Este excepcional firma se distingue por ofrecer modelos fabricados en oro macizo. En sí, las cajas de acero son las que predominan en la industria relojera suiza. De hecho, alrededor del 50 % se fabrican en este material, mientras los relojes fabricados en metales preciosos como el oro o el platino apenas alcanzan en 2 %. La colección Patek Philippe Calatrava presenta elegantes relojes de vestir que se identifican como el símbolo de la manufactura y que, en su presentación en el año 1932, sorprendieron a los entendidos con una estética al estilo Bauhaus. Sin duda, la casa no ha dejado de atraer atención. En su catálogo, el Nautilus ocupa un lugar privilegiado. Este reloj deportivo luce una caja de acero inoxidable y cuenta con un grado de hermeticidad de hasta 120 m (12 bar), es decir, tiene características poco habituales para una marca como Patek Philippe. La manufactura cuenta con una larga tradición. Esta compañía familiar independiente existe desde el 1851 y contó hasta el 2009 con el Poinçon de Genève (Punzón de Ginebra), un sello que acredita la excelencia de origen y producción de los relojes suizos. Actualmente, la casa ha creado su propio sello con estándares aún más altos.

Blancpain, Breguet, Jaeger-LeCoultre

Blancpain y Breguet que, actualmente pertenecen al grupo Swatch, ejercen su labor relojera desde hace mucho tiempo. Abraham-Louis Breguet fundó su compañía en el año 1775 y ha sido el pionero de grandes inventos como tourbillon. Por otro lado, la historia de Blancpain se remonta al año 1735. Una de las series más exitosas de la marca es la Fifty Fathoms. Marcas como Patek Philippe, Breguet y Blancpain representan los valores conservadores de la industria relojera suiza. Esto también se aplica a !{man- jaegerlecoultre,Jaeger-LeCoultre}. Desde 1833, esta empresa fabrica relojes de alta calidad. El Reverso es uno de los modelos de caja rectangular más legendarios de su catálogo.

Hublot

Hublot es una marca de lujo que se diferencia de las demás. Esta firma relativamente nueva asume el papel de rebelde y lo representa de manera excepcional. Una de sus características es su anguloso e inusual diseño tipo portilla u ojo de buey que incluso a veces logra superar el límite de lo extravagante. Sin embargo, su preferencia por la utilización de materiales de última generación como el titanio y la cerámica, distingue a esta marca. Con la creación del Magic Gold, Hublot pisa terreno desconocido y se sumerge en un ámbito de gran innovación. Se trata de una aleación de oro y cerámica que se caracteriza por su alta resistencia a los arañazos. Este material se acerca al ideal de una caja indestructible. Hublot se fundó en el año 1980, pero no fue hasta el año 2005 que volvió a alcanzar el éxito con la presentación del Big Bang. Los modelos alternativos y más moderados se presentan en la colección Classic Fusion.

Audemars Piguet

Cabe señalar que, de alguna manera, Hublot ha encontrado parte de su inspiración en Audemars Piguet. La compañía existe desde el año 1972 y el !Royal Oak, así como su sucesor, el Royal Oak Offshore, reúnen algunas de las características más importantes adoptadas más tarde por Hublot. Por ejemplo, el bisel amplio con tornillos visibles.

TAG Heuer

Desde siempre, la marca TAG Heuer ha centrado todos sus esfuerzos en la medición del tiempo. Desde 1882, cuenta con el primer mecanismo de cronómetro patentado y establece un estrecho vínculo con los deportes de motor. Por eso no es ninguna casualidad que la colección más prestigiosa del catálogo se llame Carrera. El Mónaco, un reloj de caja cuadrada es una verdadera leyenda: el actor Steve McQueen lució esta espectacular joya de relojería en la película 24 Horas de Le Mans.

Tissot

Los relojes de TAG Heuer se encuentran en una categoría de precio más asequible. Esto también se aplica a la marca Tissot. Además de los relojes mecánicos clásicos, la marca ofrece relojes de cuarzo altamente modernos. Así por ejemplo, el modelo T-Touch Expert Solar obtiene la energía de la luz solar. Se presenta como un reloj multifuncional con un fondo iluminado, dos husos horarios, cronógrafo, temporizador, alarma, brújula, barómetro y otros extras. Su alta tecnicidad se aloja dentro de una caja de titanio que ofrece un grado de resistencia al agua de hasta 100 m (10 bar). Con el T-Touch Expert Solar, Tissot presenta una gama de gadgets que solo los relojes provistos de un mecanismo eléctrico pueden ofrecer. Es decir, tal selección de funciones no se encuentra en un reloj mecánico, mucho menos por un precio que no supera los 1000 euros.
Otros fabricantes como Longines, Raymond Weil o Maurice Lacroix, aúnan la tradición suiza con una excelente relación calidad precio. Suelen utilizar calibres del proveedor más importante en este ámbito: ETA SA Manufacture Horlogère Suisse, también con sede en Suiza. El proveedor Sellita —también suizo— ofrece movimientos que otras prestigiosas marcas montan en sus relojes. Solo pocas manufacturas fabrican sus propios calibres, como por ejemplo Rolex y Patek Philippe. La casa Zenith presenta uno de los movimientos cronógrafo de carga automática más prestigiosos de la historia de la relojería. En su presentación en el año 1969, logró causar sensación en la industria. Hasta hoy se aloja en el reloj que comparte el mismo nombre.

Cifras de producción: Top 10 de las marcas suizas de lujo

Fabricante Producción de relojes por año
Rolex 800 000
Omega 700 000
Breitling 170 000
IWC 100 000
Chopard 80 000
Jaeger-LeCoultre 75 000
Patek Philippe 60 000
Hublot 40 000
Audemars Piguet 37 000
Zenith 35 000

La recuperación después de la crisis del cuarzo

La historia de la industria relojera suiza se remonta a principios del siglo XVIII. Aún a mediados del siglo XIX, Suiza se conocía por el bajo coste de mano de obra, en donde se podían producir relojes a precios muy asequibles. Por ejemplo IWC, con raíces en EE.UU. apostó en un principio por este modelo de negocio.
En el siglo XX, tras varias décadas de éxito, la crisis del cuarzo causó un gran desequilibrio. La comercialización en masa y los relojes asiáticos baratos pusieron en jaque a los tradicionales negocios suizos. Algunos fabricantes cerraron sus talleres y desaparecieron por completo, perdiendo así muchos puestos de trabajo. Sin embargo, la industria relojera suiza logró resurgir de sus cenizas de manera sorprendente. La fascinación por la pericia técnica y la tradición volvió a despertar ante los ojos de los amantes y entusiastas de la relojería a nivel mundial. No obstante, muchas marcas con una larga historia dejaron de ser independientes. Su adición a grandes grupos empresariales como el grupo Swatch, Richemont o LVMH aseguró su supervivencia.
Desde el año 1990, los suizos observan una creciente e inesperada competencia. Glashütte, la pequeña ciudad del Este de Alemania que hasta entonces formó parte de la República Democrática Alemana, permaneció detrás de la cortina de hierro, pero, desde mediados del siglo XIX, produce relojes. Cierto es que en tiempos de la Guerra Fría, la población estaba lejos de competir en el sector del lujo. Sin embargo, actualmente, marcas como A. Lange & Söhne o Glashütte Original han alcanzado el reconocimiento a nivel mundial y son capaces de competir con la calidad de los mejores fabricantes suizos.