Protección al Comprador Garantía de Autenticidad ¿Por qué Chrono24? Chile  | CLP
Iniciar sesiónIniciar sesión

Relojes Top 10: los relojes más icónicos

Robert-Jan Broer
30.11.2016
Compartir artículo:
Robert-Jan Broer
30.11.2016

 

Se utilizan los términos “relojes icónicos” y “relojes de culto” para referirse a aquellos relojes que —en la mayor parte de los casos— existen desde hace décadas, y han ganado una cierta reputación por su diseño o estilo. Son clásicos atemporales que solo se han sometido a ligeros cambios con el paso de los años, en la mayoría de los casos tratándose de pequeños detalles de diseño o mejoras en el funcionamiento. El periodista especializado en relojería Michael Balfour incluso escribió un libro sobre el tema en 2007 titulado Cult Watches: The World’s Enduring Classics (publicado en español bajo el título: Relojes clásicos) en el que presenta a los lectores una serie de relojes clásicos. Cubre una amplia gama que han recibido el estatus “de culto” por varias razones: desde los relojes de plástico Swatch hasta el Rolex Cosmograph Daytona, están todos ahí.

Aunque sin duda creo y siento que un Swatch o incluso un reloj Mickey Mouse de Ingersoll, fueron importantes para la industria de la relojería y en particular para los consumidores de relojes, he decidido escribir mi propio Top 10 de los relojes más icónicos. Este artículo se limita a los 10 relojes más destacados que están todavía en producción hoy en día y que pertenecen al segmento de los relojes de lujo.

Todos los relojes de esta lista son modelos que usted reconocerá inmediatamente, incluso si borrara la marca y/o el nombre del modelo de sus esferas utilizando el software de edición de fotos. Estos modelos son a los relojes lo que el Porsche 911 es a los coches deportivos, lo que la silla Eames es a los muebles de salón, o las Ray-Ban Wayfarer a las gafas de sol. Son fáciles de identificar y nunca pasan de moda. Parece que tienen una capa de teflón para protegerlos de los cambios en las tendencias, a pesar de que llegaron al mercado para ajustarse al estilo de una época concreta. Tienen una audiencia mundial que los reconoce por su diseño, su calidad y su fama.

 

Omega Speedmaster Moonwatch

Omega Speedmaster Moonwatch. Imagen: Bexsonn

 

Puede preguntarse —y muchos lo hacen— si estos relojes no son quizás un tanto aburridos o poco interesantes. Mientras algunas personas que prefieren los relojes ultramodernos o las locuras del diseño “que rompe moldes” probablemente pensarán así, las estadísticas que tenemos disponibles según el comportamiento de los visitantes de Chrono24 demuestran todo lo contrario. Estos relojes icónicos todavía atraen a miles de entusiastas de los relojes y su demanda está por las nubes.

Es evidente que este no es el Top 10 definitivo de los relojes más icónicos. Algunas personas podrán estar en desacuerdo sobre algunos modelos que he seleccionado, pero al final es probable que se trate solo de una cuestión de preferencias personales o del orden en particular.

 

Rolex Cosmograph Daytona

 

El Rolex Cosmograph Daytona casi no necesita presentación. Este modelo de cronógrafo de 50 años es probablemente el reloj deportivo más codiciado en todo el mundo. En particular los modelos vintage alcanzan grandes precios en las subastas. Christie vendió uno de los llamados Paul Newman Daytonas por 1,1 millones de dólares en el año 2013.

No hay una justificación lógica para invertir esa cantidad de dinero en un reloj de acero inoxidable, pero el hecho de que así se prueba el estatus de icono de este cronógrafo de Ginebra. Ya se trate de un Daytona vintage o de un Daytona completamente nuevo, siempre serán reconocidos por los entusiastas y coleccionistas como un reloj digno de alabanza.

 

Rolex Submariner

 

Este es el referente de todos los relojes de buceo, con una resistencia al agua de 100 metros (o 330 pies). Tanto si busca un buen modelo vintage en perfecto estado para mostrar a sus amigos o un Submariner sin fecha de segunda mano con 10 años de uso, para lucirlo como reloj de diario, no es posible equivocarse al comprar uno de los modelos Submariner.

El Submariner ha estado siempre visible en las muñecas de muchos personajes famosos: Sean Connery en el papel de James Bond, Steve McQueen, Robert Redford, Sylvester Stallone, Eric Clapton, y muchos más. Es, probablemente, el reloj que se encontrará con más facilidad en el mundo real, no importa donde vaya. Es un reloj de buceo pensado para ser funcional y que va a durar toda la vida. O más.

 

Omega Speedmaster Professional

 

A pesar de que nunca tuvo la intención de convertirse en un Moonwatch (reloj de la Luna, en traducción libre) sino más bien un cronógrafo deportivo, lo logró. Se convirtió en el reloj que los astronautas llevaron en su viaje a nuestro satélite, y eso fue —y sigue siendo hoy en día— el mejor marketing que jamás se ha hecho de un reloj. El Speedmaster llegó al mercado en 1957 y, tras algunos ajustes iniciales hasta su aparición a finales de 1950 y principios de 1960, el reloj se ha mantenido casi sin cambios tal como lo conocemos hoy en día.

En la actualidad, el Speedmaster Professional de cuerda manual es un clásico y uno de los relojes icónicos que se han mantenido fieles a su versión ancestral. Fue y sigue siendo el reloj oficial para las actividades extravehiculares realizadas por los astronautas de la NASA —fue puesto a prueba a fondo en 1965 para el programa espacial Apolo y recertificado para el programa del transbordador espacial en 1978—. Si es lo suficientemente bueno para la NASA, es probable que sea suficiente para usted.

 

Breitling Navitimer

 

Aunque el Speedmaster sea considerado el verdadero Moonwatch y el reloj oficial para las misiones espaciales de la NASA, el Breitling Navitimer ya estuvo en la muñeca del astronauta Scott Carpenter cuando giró en órbita alrededor de la Tierra tres veces a bordo de la cápsula Aurora 7 en 1962. En realidad esto no es lo que lo hace tan especial o codiciado; es el diseño de este reloj de piloto lo que hace que el corazón de una gran cantidad de fanáticos de los relojes lata un poco más rápido.

Tiene un bisel con una regla de cálculo que permite a los pilotos hacer operaciones matemáticas simples referidas a velocidad o consumo de combustible. Aunque Breitling ha utilizado varios movimientos para el Navitimer desde su introducción en 1952, el diseño se ha mantenido sin lugar a dudas fiel a la identidad Navitimer.

 

Patek Philippe Calatrava

 

No es el reloj más antiguo de esta lista, pero la historia del Calatrava se remonta a 1932. Patek Philippe Calatrava introdujo en el mercado la referencia 96 como su reloj de vestir. Fue en ese mismo año que la familia Stern adquirió la compañía de Patek Philippe. El Calatrava se mantuvo en la colección y, desde entonces, es su icónico reloj de vestir. Un diseño simple y limpio, todo resulta correctamente proporcionado cuando se estudia la forma de la caja, las agujas en forma de delfín y el hermoso fondo.

El Calatrava ha visto algunos cambios a lo largo de los años —aunque muy pequeños— pero la principal diferencia entre los modelos actuales y los modelos iniciales es, sin duda, el diámetro de la caja. Ahora presenta unos enormes 39mm y alberga el calibre 324 SC de movimiento automático en su interior.

 

Audemars Piguet Royal Oak

 

Aunque Gérald Genta estuvo una vez en nómina de Omega, fue uno de los primeros diseñadores en iniciar su propia empresa especializada en el diseño de relojes. En 1971, Audemars Piguet le pidió que diseñara un reloj deportivo de lujo en acero inoxidable, algo que —según cuenta la historia— llevó a cabo en solo una noche. El resultado fue presentado en la feria de Basilea en 1972. El Royal Oak ‘Jumbo’ en acero inoxidable, el cual ostentó, en el momento, un precio de venta de 3300 francos suizos —el mismo valor que unos 10 relojes Rolex Submariner—.

El bisel octogonal, la caja muy delgada, la hermosa combinación de superficies pulidas y cepilladas en la caja y en la correa, un fondo con acabado Clous de Paris, y su excelente movimiento lo convirtieron en un clásico atemporal que todavía sigue en producción hoy en día. En realidad, Audemars Piguet introdujo una nueva versión de este Royal Oak ‘Jumbo’ en 2012, que se mantiene muy fiel al modelo original de 1972.

 

Zenith El Primero

 

Hay un poco de debate sobre quién produjo el primer cronógrafo con movimiento automático, pero basta con decir que el El Primero fue uno de los primeros en hacerlo, en 1969. Los otros eran Seiko y el Chromatic Group (una iniciativa conjunta de Breitling, Hamilton Buren, Heuer y Dubois-Depraz). Al final, el Zenith El Primero sigue siendo el único movimiento utilizado por estos tres competidores. Con su movimiento de alta velocidad de oscilación (36 000 alternancias por hora en lugar de las más comunes 28 800 y 21 600 alternancias por hora) permite al usuario medir el tiempo con una precisión de una décima de segundo.

El movimiento de El Primero también se ha utilizado en los relojes TAG Heuer, Ebel y hasta Rolex. Incluso el Daytona tuvo en su interior un movimiento El Primero entre 1988 y 2000. Aunque la colección El Primero consiste en una gran cantidad de modelos diferentes en estos días, El Primero original 1969 es el que más se acerca al original.

 

TAG Heuer Carrera

 

TAG Heuer celebró en 2013 el 50 aniversario del modelo Carrera, que llegó al mercado en 1963 (como el Rolex Daytona). El diseñador del reloj, Jack Heuer, se jubiló recientemente y está ahora disfrutando de su merecido descanso laboral. El cronógrafo Carrera fue bautizado así en honor a una competición automovilística llamada Carrera Panamericana, que recorre parte del continente americano.

Aunque los aficionados más canónicos preferirán un Heuer Carrera original en lugar de un nuevo TAG Heuer Carrera, el reciente modelo Carrera CH80 viene con un movimiento de la casa y aún así mantiene el impresionante diseño de los primeros modelos Carrera.

 

Cartier Tank

 

El Tank no es el reloj más antiguo producido por Cartier (ese honor recae sobre el Santos), pero es sin duda un reloj altamente interesante y es el modelo más antiguo de este Top 10 de los relojes icónicos. Basado en el diseño de los tanques de Renault usados en la Primera Guerra Mundial, Louis Cartier llevó al mercado el reloj Tank rectangular en 1917.

El Tank ha decorado las muñecas de figuras públicas de la talla de Jackie Kennedy, Warren Beatty o Angelina Jolie, entre otras. El Tank de Cartier ha pasado por diversas variaciones —se diseñaron modelos incluso con un indicador mecánico digital de tiempo y una caja reversible— pero el diseño clásico del Tank es siempre reconocible. Tal vez los relojes más conocidos de esta colección son el LC Tank y los modelos Tank Francaise.

 

Jaeger-LeCoultre Reverso

 

El segundo reloj rectangular en este Top 10 de los relojes de leyenda es el Reverso de Jaeger-LeCoultre. El Reverso salió al mercado en 1931 y se basa en la idea de dar la vuelta a la caja interior del reloj, de modo que el cristal queda protegido de los golpes durante los partidos de polo. La historia cuenta que un partido de polo jugado en la India por varios oficiales del ejército británico terminó con uno de los jugadores rompiendo el cristal de su reloj. Este evento motivó a Jaeger-LeCoultre a crear un reloj que pudiera usarse para practicar este deporte sin el riesgo de resultar dañado.

En 2011, Jaeger-LeCoultre presentó el Reverso Tribute to 1931, 80 años después de su primera introducción y con exactamente las mismas dimensiones del primer modelo de Reverso. La esfera de la versión Tribute también se presenta muy similar a la del 1931 Reverso (sin mención de “Jaeger-LeCoultre” en el fondo, solo “Reverso”). Además de este modelo conmemorativo, hay también una gran cantidad de versiones disponibles en la colección Reverso, incluyendo una gama de diferentes tamaños para hombres y mujeres.

Artículos seleccionados

01.12.2016 de
Seguir leyendo
30.11.2016 de
Seguir leyendo